fleche

fleche Littérature
- Jiménez Juan Ramón
- Celaya Gabriel
- Darío Rubén
- Hernández Miguel
- Machado Antonio
- Sepúlveda Luis
- Alberti Rafael
- García Lorca Federico
- Mistral Gabriela
- Neruda Pablo
- Otros poetas
- Textes en prose . Textos en prosa

fleche Actualité-Infos
- Archives
- Présentation du collège

fleche Biographies
- Neruda Pablo
- Botero Fernando

fleche Fêtes et traditions (recettes, chansons...)
- Canciones
- Fêtes traditionnelles
- Recetas de cocina

fleche Géographie
- América Latina
- ESPAÑA
- La comunidad de Andalucía - L’Andalousie

fleche Histoire, Arts et Civilisation
- ARGENTINA

fleche Langue espagnole
- Grammaire et Conjugaison
- Jeux et divertissements
- Vocabulaire

Tous les articles de la rubrique :

 
  Vous êtes ici : Accueil > Littérature > Hernández Miguel

Nanas de la cebolla, Miguel Hernández

Version imprimable

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre :
escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla :
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchaba de azúcar,
cebolla y hambre.

Una mujer morena,
resuelta en luna,
se derramaba hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te tragas la luna
cuando es preciso.

Alondra de mi casa,
Ríete mucho.
Es tu risa en los ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma, al oírte,
bata el espacio.

Tu risa ma hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea ?

Es tu risa la espada
más victoriosa.
Vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol,
porvenir de mis huesos
y de mi amor.

La carnealeteante,
súbito el párpado,
y el niño como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo !

Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Trite llevo la boca.
Ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera !

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas ferocidades .
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho.
Él, triste de cebolla,
tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.

Miguel Hernández Poeta español. Alicante 1910 - En la cárcel de Alicante 1942

A mi nieta, ¡feliz cumpleaños !

Publié par M. I. SCRIVAT
Le mardi 18 octobre 2005


Réagissez à cet article !